Series de mensajes

Predicaciones Dominicales 2016

El reino de Dios entre los hombres

Todo reino tiene su rey, sus leyes, su población y su territorio: Jesucristo es nuestro Rey, sus leyes y ordenanzas están contenidas en las Sagradas Escrituras; la iglesia es su pueblo, pero nuestro Reino no es de este mundo, porque nuestro territorio es: LA PATRIA CELESTIAL, LA NUEVA JERUSALEM!

No améis al mundo

La voluntad de Dios, es que el creyente permanezca firme hasta que Él venga por nosotros, y que no amemos la vanidad del mundo y sus deleites: “Porque estamos en el mundo, pero no somos del mundo”. Marcamos la diferencia por lo que pensamos, por lo que creemos, por lo que hacemos y por las cosas malas (que dejamos de hacer).

Mi actitud afecta a mi entorno

Así como una actitud negativa perturba, como el pecado de Acan… También una actitud positiva como la del adolescente David quitó el oprobio de en medio de Israel, matando a Goliat y derrotando a los filisteos. Y ¿Qué diremos de Elías, frente a los falsos profetas de Baal y Asera? ¿Qué dice de ti tu conyugue? ¿Tus hijos? ¿Tus vecinos? ¿La iglesia? Permita el Señor, que Dios diga de ti, como dijo de Natanael: “He aquí un verdadero Israelita, en el cual no hay engaño”. Y como hijo de Jesucristo: “Este es mi hijo amado, en el cual tengo contentamiento”.

Negociad, entre tanto que vengo

Dios nos da a cada uno, sea ministro u oveja, según su capacidad; para que engrandezcamos su obra. Pero a todos se nos pedirá cuentas de su mayordomía. Si eres cantante, músico, predicador, madre, padre, maestro, estudiante, obrero o empresario, DEBEMOS NEGOCIAR MULTIPLICÁNDONOS.